¿España, puntera en el transporte por tren?

Durante las últimas dos décadas, la Comisión Europea ha puesto en marcha una serie de reformas para mejorar la eficiencia económica y la calidad de servicio de los ferrocarriles europeos y reducir los obstáculos a los viajes en tren por todo el continente, de tal manera que en los reglamentos y propuestas actuales, la CE se ha centrado en la promoción de la competencia mediante la liberalización. Recientemente BCG realizó un estudio de cómo está el sector por País… ¿Es España una Economía puntero en el transporte por tren como siempre se nos dice?

 

A nivel europeo y de la CE, la situación del sector es crítica dado que se trata de un mecanismo de apertura y acercamiento a la ansiada unión de naciones europeas. Para entender lo que impulsa el potencial del sector del ferrocarril en Europa, hemos acudido al Índice de Rendimiento del Tren (RPI) que ha elaborado The Boston Consulting Group.

 

Índice de Rendimiento del Tren (RPI)

El RPI posibilita evaluar de manera comparativa las operaciones ferroviarias europeas por País que se han llevado a cabo hasta la fecha, ya que permite efectuar una medición integral sobre tres componentes críticos: intensidad de uso, calidad de servicio y seguridad, proporcionando información y consecuencias que posibilitan fomentar una mejora en el rendimiento de las Redes Ferroviarias de Europa. Este Índice se ha elaborado para el transporte de mercancías/personas sobre los tres siguientes criterios:

 

  1. Intensidad de uso - ¿Hasta qué punto es el transporte ferroviario utilizado por los pasajeros y las compañías de transporte de mercancías?
  2. Calidad de Servicio - ¿Son los trenes puntuales, rápidos? ¿Es asequible viajar en tren?
  3. Seguridad -  ¿El sistema ferroviario cumple con los estándares de seguridad más altos?

 

De tal manera que sobre la base de dichas 3 cuestiones, BCG elabora su índice dimensionando cuestiones relativas a las preguntas ponderándolas de manera lineal, de tal manera que de manera gráfica y resumida el Índice sería el resultado de las siguientes categorías y su ponderación:

 

Indice-Calidad-Ferroviaria-BCG

 

 Tres Grandes Grupos – Tres Ligas

En función de las 3 grandes cuestiones planteadas y analizadas, BCG concluye que los diversos Países analizados en Europa se podrían clasificar en 3 grandes grupos en función del nivel de respuesta y puntuación obtenida a las 3 mencionadas respuestas, sobre una escala de 0 – 10 puntos, siendo el 10 la mejor nota:

 

  • Tier Uno - RPI con una puntuación de entre 6 y 10 puntos: Suiza, Francia, Alemania, Suecia y Austria.
  • Tier Dos - RPI entre 4,5 y 6: Finlandia, Gran Bretaña, Países Bajos, República Checa, España, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Noruega.
  • Tier Tres - RPI por debajo de 4,5: Irlanda, Eslovaquia, Eslovenia, Rumania, Lituania, Letonia, Polonia, Hungría, Portugal y Bulgaria.

 

Los resultados generales muestran que el elemento crítico entre un País y otro viene dado en términos de seguridad: los nueve países con las calificaciones más bajas en general tienen un grado de seguridad no superior a 2,0 mientras que el resto de países tienen clasificaciones de seguridad de por lo menos 4,9. El siguiente criterio con mayor diferencia vendría dado en términos de rentabilidad o de valoraciones de intensidad de uso. En cuanto a la calidad de servicio, casi todos los Países mostraron resultados similares y hay mínimas variaciones entre ellos:

 

Situacion-Ferrovial-Europa-BCG

 

¿España?

España se sitúa en la segunda división, en el llamado Grupo “Tier” dos. De hecho, dentro de esa segunda división nos peleamos con la parte de abajo: con un aprobado justito (una puntuación de 5,1) España tiene un índice muy bueno para la seguridad y calidad de servicio, en particular como resultado de su servicio de alta velocidad, donde se reconoce el avance tecnológico en comparación con el resto de los Países. Pero, una vez más, el problema de la gestión eficiente de los recursos de España se pone en tela de juicio: mantenemos una pésima calificación en el concepto de “intensidad de uso”, derivado de la utilización de carga baja.

Pese a ello, no creemos que la Gestión de la red y sistema ferroviario español sea malo. Es sencillamente mejorable, optimizando las líneas de tren con mayor ocupación y obviando aquellas con mínimos umbrales de uso.

Y como prueba de todo lo anterior, es que si se hace una comparación del RPI obtenido en comparación con la “inyección por habitante” de dinero público, España se sitúa por encima de la media: obtenemos un buen nivel de puntuación con un menor importe o coste público por habitante:

RPI-COSTE POR HABITANTE-BCG

 

Entre los países de la primera división (Tier Uno), Suiza, Francia, Alemania y Suecia superan a la tasa media de rendimiento/coste, es decir, logran un alto rendimiento a un menor coste per cápita con respecto a la media de los demás países. Y el campeón es Suiza: tiene un gasto público per cápita muy alto, pero alcanza el nivel más alto rendimiento.

Tres países con modelos de menor costo pero con rendimiento superior a la media son: Finlandia, España y Noruega. Sus modelos optan por alcanzar una puntuación por encima a la media con un menor coste por habitante, generando una mayor eficiencia en el coste/rendimiento.

 

Conclusión

En  definitiva, el modelo de España evidencia que no somos punteros en este campo según el criterio de BCG, si bien hay fortalezas evidentes. El gran problema es el que tantas veces criticamos: la falta de visión y sentido estratégico-empresarial en la toma de decisiones sobre la política Económica durante tantos años. Es evidente que, obviando intereses políticos, deben tomarse decisiones sobre la red ferroviaria y determinadas líneas porque por el resto de aspectos contamos con tecnología, recursos y conocimientos.

 

 

2 Respuestas a "¿España, puntera en el transporte por tren?"

  • Julián says:
Escribe un comentario